Delirios

Te tengo, pero es a gajos
como si fueses humo en mis manos.
Defiendo una sombra de ti
con las garras del ensueño
cual tesoro ofuscante, cual sueño fútil,
pues te has vuelto
niebla de mis carbones dolientes,
de mi corazón de hielo seco…

Me eres tan ambiguo como el espacio
nacido entre el insomnio y mi almohada,
entre mis quimeras y tus ojos
mientras que me tienes
como el agua al resplandor lunar,
invisible como el roer
de la rapidez sobre la rueda,
inabordable como el crepúsculo.

Me suenas a los rumores de un pájaro atado,
me recuerdas a la nave de la desmemoria
cuando yo soy para ti
colisión de ceros contra nada,
un amor de cuerda floja,
un truco de nigromancia…

Somos eso que se quiere tanto
que acaba por ser delirio.

 

Alejandra Meza Fourzán ©

1 comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s